VILLAR DE LECHE

Dos kilómetros al noroeste de Endrinal, sobre la margen derecha del río Alagón, se encuentra la alquería de Villar de Leche, antiguo poblamiento romano, abandonado posteriormente (Las investigaciones personales de Ramón Grande del Brío en la zona de Villar de Leche indican que huno allí un asentamiento romano, a juzgar por los restos de tégula y columnas cilíndricas de granito que han aparecido formando parte de diversas construcciones posteriores) y repoblado de nuevo en la Edad Media. El propio nombre del lugar tiene su origen en esta época (C. SÁNCHEZ ALBORNOZ: Despoblación y repoblación..., op. cit. pág. 367 (n.69)), como también los límites de su término que, en su extremo occidental, fueron fijados, según las historias locales, disparando una flecha desde las murallas de Monleón, yéndose a clavar en un árbol.

El nombre de Villar de Leche aparece en documentos del siglo XV;  entre otros, en una escritura de concordia extendida en el año 1456 entre el cabildo salmantino y Juan Arias, canónigo de Toledo y Burgos y, en virtud de la cual, éste recibió del cabildo la cantidad de 6.300 maravedíes a cambio de los préstamos de Endrinal y Villar de Leche. En aquella ocasión, actuó González de Medano como representante de dicho cabildo, recibiendo a perpetuidad dichos préstamos: <<...E lo abían por fime e valedero... en todo tiempo e para siempre jamás son obligación de los bienes de dicha mesa capitular>> (ARCHIVO CATEDRALICIO SALMANTINO. Caj. 14 Leg, 2, nº17-1º; fols. 1v-2).

En el año 1629, Villar de Leche era un despoblado anejo a Endrinal que contaba tan sólo con un vecino y cuatro guardas. Por aquel entonces conservaba en buen estado todavía el edificio de la Iglesia de la Magdalena (A.CASESECA y J.R. NIETO: Libro de los lugares...; op. cit.; pág. 128), del cual subsiste la estructura del cuerpo inferior, sólida construcción de mampostería trabada con mortero de cal y esquinada en granito, con una portada de arco apuntado y carente de cualquier otro vano en sus muros. Parece haber sido, primitivamente, por su aspecto, una torre fortificada del siglo XIII o del XIV quizás.

Villar de Leche era un lugar de realengo y constituía, en el año 1752 dominio privativo del marqués de Coquilla, el cual residía en valencia. Este poseía también el molino del Cubo, el cual aún se hallaba en funcionamiento a principios del siglo XX. El terreno producía, principalmente, lino, trigo y cebada; la dehesa ofrecía, además, buenos pastos para el ganado vacuno.

La población de Villar de Leche no sobrepasó nunca los doce vecinos, si juzgamos por los censos realizados desde el siglo XVI hasta nuestros días. la cifra antedicha figura en el censo efectuado en el año 1534 (CATASTRO DE ENSENADA: Respuestas Generales. Leg. 506, fol. 22. Archivo General de Simancas). En 1591, la población había descendido a tres vecinos quedándose reducida a uno en 1787 (ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL: Nuevas poblaciones. Expediente causado en el Consejo sobre repoblación de los despoblados de la provincia de Salamanca, Leg. 4061). y aumentando hasta dos en 1859 (P. MADOZ: Diccionario... Op. cit.; pág. 239). En la actualidad, cuenta solamente con un vecino.

A mediados del siglo XVIII, bajo el reinado de Carlos III, se intentará repoblar Villar de Leche, al igual que otros muchos lugares; se fomentará para ello la instalación de nuevos colonos, a través de las llamadas Junta de Repoblación, constituidas a tal efecto. Así, en relación con dicha alquería, se tramitan, en el año 1779, nueve solicitudes, presentadas por otros tantos vecinos de Matilla. Sin embargo, el plan de repoblación de Villar de Leche no prospera (E.GARCÍA ZARZA: Los despoblados...; op. cit.; págs. 103 y 146). Años después, en 1790, un grupo de nueve vecinos de Herguijuela del Campo, reunidos en La Sierpe, comisionan a un tal Francisco García para que haga la correspondiente solicitud de repoblar Villar de Leche ante el Real y Supremo Consejo de Castilla (ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL: Nuevas poblaciones. Expediente... Leg. 4061). la cual, tampoco prosperará.

En ese mismo año, la iglesia de la Magdalena carecía de mayordomo, por haber fallecido Juan Antonio Bermúdez, quien, hasta entonces, había desempeñado tal cargo. se sabe que la vacante no podía ser cubierta por falta de vecinos suficientes, lo cual no da también, aparte de otros datos, una idea de la despoblación que padecía Villar de Leche. Pocos años después, en 1807, la iglesia de la Magdalena se halla en estado ruinoso y así continuará en adelante, pues en el año 1820 ya no se hacían cuenta de fábrica independientemente de la iglesia matriz, que lo era la de Endrinal, consignándose, en los escritos correspondientes al año 1821, que la iglesia en cuestión continuaba en ruinas (ARCHIVO PARROQUIAL DE ENDRINAL: Libro de la Iglesia de la Magdalena del lugar de Villar de Leche, siendo mayordomo don Juan Antonio Bermúdez y Osorio. Año de 1765. En el escrito se dice que todos los habitantes de Villar de Leche eran sirvientes en 1779).

Realización y Actualización: Ángel Manzano Mesón
Última actualización 16 de Marzo del 2001
Copyright 2000