La Boda en Candelario

En Candelario

 Cada segundo domingo de Agosto se revive el siglo XIX

 



            En el Siglo XIX , cuando se celebraba una boda, se mezclaban en perfecta sintonía ritos, costumbres y tradiciones, haciendo que sus gentes hicieran un paréntesis en sus vidas cotidianas.
       Todo comenzaba con la pedida de la novia. Solía acontecer en la época navideña, pues la mayoría de las bodas se realizaban en verano y en domingo. A casa de la novia acudía el novio acompañado de sus padres.. El padre del novio pronuncia un discurso solicitando la mano de la novia. Seguidamente se intercambiaban regalos, popularmente llamado "entrega de la cesta". En este acto, ambas familias acordaban los pormenores de la boda A partir de ese día se redactaban por escrito las "hijuelas" (Inventario escrito de los bienes del ajuar. El novio firmaba las de la novia y la novia las del novio).

        Amonestaciones :  Eran tres canónicas moniciones. Dichas en los días festivos continuos anteriores a la fecha de la boda. El día de la primera amonestación era muy festejado.

       Ocho días antes de la boda las mozas iban a hacer la cama de los futuros esposos. Este acto no estaba exento de bromas y picaresca. También los mozos y mozas recorrían el pueblo avisando personalmente a los invitados . Unos de parte de la novia y otros de parte del novio, así mismo, en esta semana se exponía el ajuar de la novia.

        El viernes anterior a la boda , se corría por las calles "el choto enmaromao" que posteriormente se sacrificaba para elaborar el banquete de boda. El día acababa con una merienda.

          El sábado se dedicaba a los preparativos. Los mozos traían mesas , sillas, cubiertos ,etc. de las casas vecinas en atención al número de invitados. Las mozas adornaban la Iglesia y todos juntos merendaban al atardecer. Por la noche, sólo los hombres salían de ronda.
    El ritual religioso era en domingo. De casa del novio salía la comitiva a casa de los padrinos. De aquí padres y padrinos vuelven a por el novio ( pá  que no se escape, según se decía). Todo el cortejo marchaba a casa de la novia . A su puerta se cantaba para que ésta saliera, y así lo hace tras un ratito de espera. 

         Finalmente se dirigen todos a la Iglesia, el novio del brazo de la madrina y la novia del brazo del padrino.        

        A la entrada de la Iglesia un mozo llamaba a la puerta. Aquí los recibe el sacerdote con un monaguillo . Es en el pórtico donde se celebraba el ritual canónico del matrimonio e imposición de anillos . El cura unía las manos de los novios y así subían al altar entre cantos tradicionales. Una vez allí los asistentes realizaban el " besamanos " en la estola del sacerdote. Finalmente un mozo del novio junto a una moza de la novia cubrían a los novios con las "velambres" mientras éstos sostenían una vela encendida.   
Terminada la ceremonia todo el cortejo se dirigía a la casa donde se celebrará el banquete. Una vez allí, el novio y el padrino saludan a todos quitándose el sombrero, gesto que marcaba el inicio del convite consistente en vino y perrunillas para todos. Era este el momento en que las mujeres cambiaban la mantilla de ir a la Iglesia, por el serenero, el lazo, la faltriquera y la cinta del mozo para acudir al banquete.

La comida consistía en un cocido . Se comenzaba por una sopa de pan y huevo . A esto le seguía la carne guisada , garbanzos, chorizo, y demás componentes . El postre era el tradicional arroz con leche. Todo ello amenizado con cantos, parabienes y buen vino.

Después de comer se realizaba el tálamo. En él se ofrecían objetos y enseres del ajuar. Se acompañaba de una nota indicando si era para el novio o para la novia , a la par que se recitaba un "chascarrillo" (frase corta, ocurrente y atrevida).

Acabado el tálamo , había un baile de tamboril que bien podía ser en el Casino o en Las Eras. Los bailes eran en grupo o en pareja. Se comenzaba bailando "las prendas" una por cada objeto del ajuar de los novios. Los mozos sacaban a bailar a la novia y el novio a las mozas . Mozos y mozas pagaban dinero por cada baile. Para refrescarse bebían "ponchela" que consiste en vino mezclado con agua, azúcar y limones.

        Tras el baile se merendaba con chorizo, jamón , chocolate y agua de azucarillos. Por la noche se cenaba ligeramente.

         "El lunes de bodas" se dedicaba a recoger y repartir los enseres traídos el sábado. Para los más allegados había una comida a base de "calderillo" (patatas con carne) . Para los mozos y mozas había una merienda. 

       Pocas veces se casaban con forasteros. Si esto ocurría , los mozos exigían al forastero un tributo por llevarse una moza del pueblo, llamado "pijardo",la cuantía dependía de las cualidades y posición económica de la novia. El negarse a pagarlo traía consigo bromas no exentas de brutalidad.

        En 1.989 surge la primera representación de estas bodas, fruto de la colaboración de un grupo de vecinos dirigidos por las hermanas Vallejera.

(QUEREMOS QUE ESTA PÁGINA SEA UN RECUERDO A D. JOSÉ LUIS BUENADICHA MARTÍN, PÁRROCO DE CANDELARIO DURANTE MUCHOS AÑOS Y RECIENTEMENTE FALLECIDO DEJANDO "UN GRAN HUECO VACÍO")

Todo este reportaje es propiedad de Juan Carlos Sánchez Campo autor de la página de Candelario. 
Realización y Actualización: Ángel Manzano Mesón
Última actualización 16 de Enero del 2001
Copyright 2000