Zúñiga   

ORIGEN:

Navarro. Puede tener un origen locativo, derivado de alguna característica topográfica del lugar de residencia de su primer portador, en este caso, Zúñiga en vasco significa "Lugar del mirado en la colina". Zúñiga es también el nombre de una población del partido judicial de Estella, en Navarra, el cual también puede haber sido el origen del apellido (hipótesis más probable). De Navarra pasaron a Castilla, donde ostentaron los títulos nobiliarios de Marques de Baides (concedido a Don Diego López de Zúñiga y Velasco, caballero de la orden de Santiago, el doce de febrero de 1622) y conde de Pedrosa, entre otros.

Una rama se trasladó a Chile, donde don Alonso Ortiz de Zúñiga fue nombrado regidor de la ciudad de Santiago en el año 1579. Caballeros de este linaje probaron su nobleza en la orden de Carlos III.

Baltazar de Zúñiga, nacido en la villa de Monterrey (Orense) a fines del siglo XVI, sirvió a los reyes Felipe III y IV, este último le reconoció sus grandes méritos y le nombró su ayo y primer ministro.


Este linaje tiene su origen en la Casa Real de Navarra, extendiéndose después por toda la Península y pasando a los países iberoamericanos, entroncando siempre con otros linajes principales y siendo siempre reconocido su nobilísimo origen en todos los Nobiliarios.

Iñigo Jiménez de Arista, Rey de Navarra contrajo matrimonio con doña Iñiga, teniendo por hijo a don García Iñiguez, que fue también soberano de Navarra por los años 867 y posteriores, consorte de doña Urraca, la cual tuvo por hijo, entre otros, a don Fortún García, esposo de doña Oría y ambos procrearon a don Lope Fortún, que fallecií en vida de sus padres, pero antes de morir, de una señora cuyo nombre no consta en las crónicas de la época, engendró a don Fortún López, el cual fue Duque y Señor de la villa de Zúñiga.

El linaje de los Zúñiga, continúa con don Sancho Iñiguez, biznieto del anterior, que es el primero, de los de esta familia, que aparece utilizando ya el apellido Zúñiga. Por cierto, en antiguos documentos se encuentra escrito como Stúñiga. Pero es el mismo, no cabe la menor duda. El hijo del anterior, Iñigo de Zúñiga, vivió durante el reinado de don Alfonso "el batallador", rey de Aragón.

Don Diego Iñiguez, fue cuarto señor de esta casa, rico hombre y Alférez Mayor de Navarra. Estuvo presente en la batalla de las Navas de Tolosa en el 1.212, siendo uno de los que rompieron las cadenas a las que estaban atados los esclavos que defendían el campamento del rey moro Miramamolín, en recuerdo de cuya hazaña orló don Diego a su escudo con una cadena de ocho eslabones.

El apoyo de la familia Zúñiga a don Enrique de Tratamara en la guerra de este contra su hermano el rey Pedro I de Castilla, acrecentó su poder.

Los Zúñiga castellanos, descendientes de los navarros, obtuvieron los títulos de Condes de Ledesma y de Plasencia.

Alvaro de Zúñiga se mostró partidario de "la Beltraneja", pero ante el previsible triunfo de Isabel "la Católica", cambió de bando, por lo cual recibió el Ducado de Béjar. Su hijo, que hasta entonces había venido firmando Stúñiga, Juan, fue el primero que lo cambió por Juan de Zúñiga.

DESCRIPCIÓN DE SU ESCUDO DE ARMAS:

En campo de Plata, una banda de sable. Bordura con cadena de oro.


En campo de plata, una banda de sable y, puesta en orla, brochante sobre el todo, una cadena de oro, de ocho eslabones.

LA ESTIRPE DE LA CASA ZÚÑIGA:  

Este linaje tiene su origen en la Casa Real de Navarra, extendiéndose después por toda la Península y pasando a los países iberoamericanos, encontrando siempre con otros linajes principales y siendo siempre reconocido su nobilísimo origen en todos los Nobiliarios.

Esta es la historia: Iñigo Jiménez de Arista, rey de Navarra contrajo matrimonio con doña Iñiga, teniendo por hijo a don García Iñiguez, que fue también soberano de Navarra por los años 867 y posteriores, consorte de dona Urraca, la cual tuvo por hijo, entre otros, a don Fortún García, esposo de doña Oría y ambos procrearon a don Lope Fortún, que falleció en vida de sus padres, pero antes de morir, de una señora cuyo nombre no consta en las crónicas de la época, engendró a don Fortún López, el cual fue Duque y Señor de la villa de Zúñiga.

La historia, en este caso, linaje de los Zúñiga, continúa con don Sancho Iñiguez, biznieto del anterior, que es el primero, de los de esta familia, que aparece utilizando ya el apellido Zúñiga. Por cierto; en antiguos documentos se encuentran escrito como Stúñiga. Pero es el mismo, no cabe la menor duda.

El hijo del anterior, Iñigo de Zúñiga, vivió durante el reinado de don Alfonso "el batallador", rey de Aragón. Don Diego Iñiguez, fue cuarto señor de esta casa, rico hombre y Alférez Mayor de Navarra. Estuvo presente en la batalla de las Navas de Tolosa en el año 1.212, siendo uno de los que rompieron las cadenas a las que estaban atados los esclavos que defendían el campamento del rey moro Miramamolín, en cuyo recuerdo y de cuya hazaña, orló don Diego a su escudo con una cadena de ocho eslabones. El apoyo de la familia Zúñiga a don Enrique de Trastamara en la guerra de este contra su hermano el rey Pedro I Castilla, acrecentó su poder. Los Zúñiga castellanos, descendientes de los navarros, obtuvieron los títulos de Condes de Ledesma y de Plasencia. Álvaro de Zúñiga se mostró partidario de "la Beltraneja", pero ante el previsible triunfo de Isabel "la Católica", cambió de bando, por lo cual recibió el Ducado de Béjar. Su hijo, que hasta entonces había venido firmando Stúñiga, Juan, fue el primero que lo cambió por Juan de Zúñiga.

ARMAS: Sobre campo de plata, una franja de gules y una cadena de ocho eslabones de plata, superpuesta.

ESCUDOS:

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño mayor

Realización y Actualización: Ángel Manzano Mesón
Última actualización 10 de Febrero del 2001
Copyright 2000