Canciones de Los Santos

He querido rescatar aquellas canciones que nacieron fruto de la algarabía festiva, que emanaban directamente de la cuba de vino. Al pie de la reja de una ventana, o de la barra de la taberna.

Canciones con reminiscencias veraniegas o carnavalescas, que evocan los campos agostados, los días de asueto, cuando las faenas del campo dejaban tiempo al ocio y al esparcimiento. Fiestas patronales, cielos estrellados, bailes de domingo, carcajadas con aliento a tinto envejecido en roble, junto a los amigos.

Así, aparecen aquí rondas de enamorados, jotas bullangueras, canciones de quintos, charradas austeramente irónicas, pasacalles con olor a aguardiente.

Canciones, en muchas ocasiones, de marcado carácter local y anecdótico ("Te van a sacar cantares", decía mi abuela").

Septiembre, Agosto y Febrero...... eras plagadas de grillos y golpes de tamboril.

Canciones de juerga, baile y ronda

Canciones de juerga, baile y ronda

Agua serenita cae

Dicen que casar, casar

  Agua serenita cae
  yo me arrimo a tus canales
  y ábreme la puerta cielo
  que soy aquel que tú sabes.
  Por estarte peinando
  pelitos de ratón
  robaron el mesón
  robaron el mesón
  robaron la casa
  por estarte peinando
  pelitos de rata.
  Cuando paso por tu puerta
  cojo pan y voy comiendo
  porque no digan tus padres
  que de verte me mantengo
  Y anda Maximino
  coge la escopeta
  vete por el monte
  a dar una vuelta
  A dar una vuelta,
  a dar una vuelta
  anda, Maximino,
  coge la escopeta.
  Cuando paso por tu puerta
  y la veo sin barrer
  digo que estarás malita
  y no te volveré a ver.
  Y anda Maximino
  coge la escopeta
  vete por el monte
  a dar una vuelta
  A dar una vuelta,
  a dar una vuelta
  anda, Maximino,
  coge la escopeta.

Canciones de juerga, baile y ronda

Perantón de la burra

  Y un limón eché a rodar
  y a tu puerta se paró
  y hasta los limones saben
  que nos queremos tú y yo
  Que me lo llevan todo
  que no me dejan nada
  me llevan la burra, el atarre, la cincha
  la albarda, el serón y la cabezada.
  Y ahora si que estamos bien
  tú preñada y yo en la cárcel
  Tú no tienes quien te meta
  yo no tengo quien me saque
  Que me lo llevan todo
  que no me dejan nada
  me llevan la burra, el atarre,  la cincha
  la albarda, el serón y la cabezada.

Canciones al amor de la lumbre

Salamanca, la blanca

  Salamanca la blanca,
  Salamanca la blanca,
  ¿quién te mantiene?
  Cuatro carboneritos,
  uatro carboneritos
  que van y vienen.
  Mozos de mantilla,
  mozos de montera
  estos cuatro charros
  son de Macotera.
  Cómo quieres que tenga,
  cómo quieres que tenga
  la cara blanca,
  si soy carbonerito,
  si soy carbonerito
  de Salamanca,
  Salamanca, la blanca
  ¿Cuándo volveré a verte?
  Dicen que casar, casar
  yo también me casaría
  si la vida del casado
  fuera como el primer día.
  Muchacha que vendes
  azúcar y miel
  en que calle vives
  en la del cuartel.
  En la del cuartel,
  en la del cuartel.
  Muchacha que vendes
  azúcar y miel.
  ¡Hala, hala!
  Volante en el mandil
  piquito en las enaguas
  que bien  los sabes lucir.
  Cásate en domingo Juan,
  el lunes ya estás casado,
  el martes preguntarás
  dónde dan el pan fiado
  Ya no va la niña
  ya no va a la fuente,
  ya no tiene novio,
  ya no se divierte.
  ya no se divierte,
  ya no se divierte.
  Ya no va la niña,
  ya no va a la fuente.
  ¡Ole, ole!
  volante en el mandil,
  piquito en las enaguas,
  que bien los sabes lucir.
 
  En cuestión de matrimonio
  no te rompas la cabeza
  el que se empeña se casa
  y el que se casa se empeña.
 
  Y a la buena moza
  la ha cogido el toro,
  le ha metido el cuerno
  por el as de oros.
  La ha vuelto a coger,
  la ha vuelto a coger
  le ha metido el cuerno
  por allí otra vez.
  (Qué puntería).
  ¡Ole, ole!
  volante en el mandil,
  piquito en las enaguas,
  que bien los sabes lucir.
  La primer noche de novios
  yo creí que me moría
  (Uy, que miedo me pasé)
  en ver aquel perro de aguas
  los bigores que tenía.
  Muchacha que vendes
  azúcar y arroz
  en que calle vives
  en la del reloj.
  En la del reloj,
  en la del reloj.
  Muchacha que vendes
  azúcar y arroz.
  ¡Hala, hala!
  No le rompas el mandil,
  mira que no tiene otro
  la pobrecita infeliz.
 
 

Canciones de juerga, baile y ronda

Canciones eróticas y picarescas

Señor Alcalde

A mi mujer y mi burra

  Señor Alcalde, Señor Alcalde
  que si no hay vino, tampoco hay baile
  Tampoco hay baile, tampoco hay misa
  porque los mozos no la precisan
  Señor Alcalde Mayor
  no prenda usté a los muchachos
  que me han dicho que de joven
  era usted un buen borracho
  Señor Alcalde, Señor Alcalde
  que si no hay vino, tampoco hay baile
  Tampoco hay baile, tampoco hay misa
  porque los mozos no la precisan
  Guijuelo está en un alto
  y también los guijuelenses
  con La Asunción su patrona
  que los vigila y protege
  Señor Alcalde, Señor Alcalde
  que si no hay vino, tampoco hay baile
  Tampoco hay baile, tampoco hay misa
  porque los mozos no la precisan
  La vara del Ayuntamiento
  la lleva quien la merece,
  La lleva el Señor Alcalde
  y en sus manos resplandece
  Señor Alcalde, Señor Alcalde
  que si no hay vino, tampoco hay baile
  Tampoco hay baile, tampoco hay misa
  porque los mozos no la precisan
  Señor Alcalde Mayor
  no prenda usté a los ladrones
  que tiene usted una hija
  que roba los corazones
  A mi mujer y a mi burra
  en la cuadra examiné
  y tenía más talento
  la burra que la mujer
  En el amor las mujeres
  son igual que las gallinas
  que cuando no tienen gallo
  a cualquier pollo se arriman
  Yo tenía una novia coja
  coja porque cojeaba
  pa lo que yo la quería
  la pierna no le estorbaba
  No hay placer como el joder
  y después de haber jodido
  quedarse un rato dormido

Canciones de juerga, baile y ronda

Me voy a Melilla

  Ya se van los quintos madre
  ya se va mi corazón
  ya se van los que tiraban
  chinitas por el balcón
  Me voy a Melilla
  me voy a embarcar
  verás a mi novia
  cómo va a llorar,
  cómo va a llorar,
  cómo va a sufrir,
  me voy a Melilla
  a coger el fúsil.
  Las madres son las que lloran
  que las novias no lo sienten
  se quedan cuatro chavales
  y con ellos se divierten.

Canciones de juerga, baile y ronda

Canciones de juerga, baile y ronda

La Clara

Me casó mi abuela

  La Clara cuando va a misa
  se pone en el altar mayor
  con el librito en la mano
  pidiéndole a Dios perdón.
  ¡Ay la Clara, la Clara, la Clara!
  que antes era sosa y ahora resalada.
  ¡Ay guindilla, guindilla, guindilla!
  que ya no te quiere la de la toquilla.
  La Clara cuando va al baile
  forma corro alrededor
  habla, canta, toca y baila
  hasta la puesta del sol.
  ¡Ay la Clara, la Clara, la Clara!
  que antes era sosa y ahora resalada.
  Albardero, albardero, albardero
  que ya no te quiere la hija del herrero.
  La Clara cuando va a misa
  lleva terrones de azúcar
  para darlos a los mozos
  y que no la llamen puta
  ¡Ay la Clara, la Clara, la Clara!
  que antes era sosa y ahora resalada.
  ¡Ay guindilla, guindilla, guindilla!
  que ya no te quiere la de la toquilla.
  Es la Clara la mocita
  más bonita que se vió
  y que a todos los mocitos
  calabazas siempre dió.
  ¡Ay la Clara, la Clara, la Clara!
  que antes era sosa y ahora resalada.
  ¡Ay guindilla, guindilla, guindilla!
  que ya no te quiere la de la toquilla.
 
 
 
  Me casó mi abuela
  con un pícaro pastor,
  no me dejaba ir a Misa
  ni tampoco oír el sermón,
  quería que quedara
  remendándole el calzón.
  El cencerro de la vaca
  de mi abuela, que esté en gloria
  me lo dejó en testamento
  pa’ tenerla en la memoria.
  Jugaron los mozos
  de este lugar,
  perdieron la partida,
  la volvieron a jugar.
  Esta es la tonada
  que se canta en mi lugar,
  y si le ha gustado,
  se la volveré a cantar.
  Mi mujer, mi mujer,
  te compraré unos pendientes,
  eso no,  marido no,
  eso no,  marido no,
  que mejor es aguardiente.
  Con el vino sano yo marido,
  con el agua me pongo muy mala,
  pues mujer, pues mujer,
  no la vuelvas a beber.
  Mi mujer, mi mujer,
  te compraré unos zapatos,
  eso no,  marido no,
  eso no,  marido no,
  que mejor es vino blanco.
  Con el vino sano yo marido,
  con el agua me pongo muy mala,
  pues mujer, pues mujer,
  no la vuelvas a beber.

Canciones de juerga, baile y ronda

Canciones de juerga, baile y ronda

¿Donde va la mi morena?

El palillo del Tío Roque

  ¿Donde va la mí morena?
   ¿Donde va la resalada?
  ¿Donde va la mí morena?
  A la fuente va a por agua
  A la fuente va a por agua
  y un galán me la entretiene
  y yo la salgo a esperar
  por ver si viene o no viene.
  Por ver si viene o no viene,
  por ver si venía sola
  Y la viene acompañando
  una bandera española.
  Una bandera española,
  y un sargento del "Cabezón"
  con un letrero que dice:
  "¡Viva la sal y el salero!"
  Viva la sal salerosa,
  viva la sal y el salero
  Vivan las niñas sin padre,
  que yo por una me muero.
  Y el palillo del Tío Roque
  quieren que lo toque yo.
  Que lo toquen los mocitos
  que tienen la obligación.
 
  Y este es el palillo
  niña, del Tío Roque
  Aquí te lo traigo
  para que lo toques.
 
  Si el palillo se rompiera
  por alguna coyuntura
  llamaremos al Tío Roque
  para que le haga una cura
 
  Y este es el palillo
  niña, del Tío Roque
  Aquí te lo traigo
  para que lo toques
 
 

Canciones de trabajo

Canciones de trabajo

La Panadera

La Molinera

  Ya viene pal molino la panadera,
  que le ha molido el trigo la molinera.
  porque el molinerito no estaba ya
  pues se había marchado a otro lugar.
  Dale al torno panadera
  dale al torno con garbo y con sal.
  Menea el pan panadera
  menea el pan que se te quema.
  Ya entra pal cernidero la panadera
  echando en los cedazos la harina buena
  y los mueve con garbo para apartar
  el salvao de la harina que ha de amasar.
  Dale al torno panadera
  dale al torno con garbo y con sal.
  Menea el pan panadera
  menea el pan que se te quema.
  Después de hacer los panes la panadera
  los deja que se yelden sobre la estera
  luego los lleva al horno para cocer
  que en su casa con garbo ha de vender.
  Dale al torno panadera
  dale al torno con garbo y con sal.
  Menea el pan panadera
  menea el pan que  se te quema
  Vengo de moler, morena
  de los molinos de arriba
  Duermo con la Molinera, olé
  No me cobra la maquila
  que vengo de moler, morena
  Vengo de moler, morena
  de los molinos de enfrente
  Duermo con la Molinera, olé
  Siempre se alegra de verme
  que vengo de moler, morena
  Vengo de moler, morena
  de los molinos de abajo
  Duermo con la Molinera, olé
  No me cobra su trabajo
  que vengo de moler, morena
  Vengo de moler, morena
  de los molinos azules
  Duermo con la Molinera, olé
  Sábado,  Domingo y Lunes
  que vengo de moler, morena
  Vengo de moler, morena
  del pueblo de Santa Marta
  Duermo con la Molinera, olé
  Nunca de mí queda harta
  que vengo de moler, morena

Canciones al amor de la lumbre

Canciones al amor de la lumbre

A orillas de una fuente

Dime dónde vas, morena

  A orillas de una fuente
  una zagala vi
  con el ruido del agua
  yo me acerqué hasta allí
  y oí una voz que decía
  ¡ay de mí!, ¡ay de mí!,¡ay de mí!,
  y oí una voz que decía
  ¡ay de mí!, ¡ay de mí!,¡ay de mí!.
  Al verla tan solita
  le declaré mi intención
  ella se quedó turbada
  y nada me contestó
  yo dije para mi entonces
  ya cayó, ya cayó, ya cayó,
  yo dije para mi entonces
  ya cayó, ya cayó, ya cayó.
  Yo me subí a un árbol
  y varias flores corté
  y en su divino pecho
  fui y se las coloqué,
  entonces dijo la niña
  ¡ay señor!, que atrevido es usted,
  entonces dijo la niña
  ¡ay señor!, que atrevido es usted.
  La agarré de la mano
  y la llevé al café
  y en su divino rostro
  un beso yo le estampé
  y entonces dijo la niña
  otros tres, otros tres, otros tres,
  y entonces dijo la niña
  otros tres, otros tres, otros tres.
  Al despedirme de ella
  un abrazo me dió
  y llorando me dijo
  no me abandones por Dios
  ya sabes que el amor mío
  sólo en ti, sólo en tí se rindió.
  Tamames tiene la fama
  de las muchachas bonitas
  Tamames tiene la fama
  y La Alberca se la quita
  Dime dónde vas, morena
  Dime dónde vas, salada
  Dime dónde vas, morena
  y a las tres de la mañana
  Voy a ver a "La Morena"
  que está en la Peña de Francia
  como lo deben hacer
  todas las buenas serranas
  Dime dónde vas, morena
  Dime dónde vas, salada
  Dime dónde vas, morena
  y a las tres de la mañana
  Virgen de Peña de Francia
  que hermoso niño tenéis
  Blanco, rubio y colorado,
  peinadito a lo francés
  Dime dónde vas, morena
  Dime dónde vas, salada
  Dime dónde vas, morena
  y a las tres de la mañana
  Voy al río las Batuecas
  a lavarme con sus aguas,
  porque dicen que se pone
  la cara requeteguapa
  Dime dónde vas, morena
  Dime dónde vas, salada
  Dime dónde vas, morena
  y a las tres de la mañana
  Simón Vela fue francés
  y se vino para España
  y en Salamanca le dieron
  luz en la Peña de Francia
  Dime dónde vas, morena
  Dime dónde vas, salada
  Dime dónde vas, morena
  y a las tres de la mañana

Canciones al amor de la lumbre

Canciones al amor de la lumbre

Levanta paloma blanca

Cómo quieres que te de

  Levanta paloma blanca
  que de noche vengo a verte
  asómate a la ventana
  si no hay inconveniente
  Inconveniente no hay
  pero, ya estoy acostada
  y no tengo por costumbre
  asomarme a la ventana
  Asómate a la ventana
  te lo pido por favor
  Hazme, niña, este favor
  que otro te haré yo mañana
 
  El favor que tú me pides
  ya lo pidió otro primero
  y ahora llevas calabazas
  pintadas en el sombrero
 
  No siento las calabazas,
  ni tampoco en el sombrero.
  Lo que siento es no besar
  esa carita de cielo.
 
 
 
 
  Cómo quieres que te de
  lo que no te puedo dar,
  la cinta de mi sombrero,
  si no la puedo quitar
  Sol y luna
  Luna y cielo
  ¿dónde estuviste anoche,
  que mis ojos no te vieron?
  Ay, ay, ay, como tienes los claveles
  Ay, ay, ay, que creciditos los tienes
  Cómo quieres que te quiera
  si me estás amenazando
  El día que sea tuya,
  la muerte me está aguardando
  Sol y luna
  Luna y cielo
  ¿dónde estuviste anoche,
  que mis ojos no te vieron?
  Ay, ay, ay, como tienes los claveles
  Ay, ay, ay, que creciditos los tienes
  Si mis ojos te han gustado,
  se los pides a mi padre.
  Y si te dice que no,
  no vengas a molestarme
  Sol y luna
  Luna y cielo
  ¿dónde estuviste anoche,
  que mis ojos no te vieron?
  Ay, ay, ay, como tienes los claveles
  Ay, ay, ay, que creciditos los tienes

Canciones eróticas y picarescas

Cancionero religioso

Coplas indecentes

La Virgen de la Peña de Francia

  Siempre que estás borracho
  vienes en busca mía
  ojalá te emborracharas
  a to las horas del día
  La mujer y la guitarra
  son distintos instrumentos
  una se toca por fuera
  y otra se toca  por dentro
  La guitarra pide vino
  y las cuerdas aguardiente
  y el tocador que la toca
  una muchacha de a veinte
  Madre búsqueme usté novio
  que me pica el avispero
  Ráscatelo,  tía puta
  que mi me picó primero
  La mujer del Herrero
  dice que tiene
  por delante la fragua
  detrás el fuelle
  Las mujeres en el horno
  andan siempre muy calientes
  unas es por lo que sacan
  y otras es por lo que meten
  A la hora de los maitines
  durmiose en Francia Simón
  y al terminar los latines
  oyó está divina voz:
  "No te duermas Simón Vela
  mi imagen está escondida
  en una peña lejana
  y tú debes descubrirla"
 
  Siete años tardó
  el buen fraile
  la peña en hallar
  pero al fin, quiso Dios
  que en España la fuese a encontrar.
 
  Por ser tú pecho tan blanco
  te llaman la de la Peña
  y siendo de Salamanca
  el nombre de Francia llevas
 
  A tu peña he de subir
  clavel de la tierra charra
  Pues no me quiero morir
  sin verte otra vez la cara
 
 

Canciones eróticas y picarescas

Canciones eróticas y picarescas

Con la iglesia hemos topao

Coplas de la gaita

  Cuanta monja cuanta monja
  cuanto cura cuanto fraile
  cuanta mujer sin marido
  y cuanto hijo sin padre
  Sr. cura, usted perdone
  hoy se queda mi mujer
  acuéstese usted con ella
  pero cuidao con aquél
  Dicen que los curas duermen
  con las Hijas de María
  to pueda ser que la Virgen
  tenga nietos algún día
  La perdiz se pilla al vuelo
  y la liebre a la carrera
  y los cojones del cura
  se pillan de otra manera
  La mujer del tamborilero
  tiene muy buena fortuna
  ya que toca dos gaitas
  y  las demás solo una
  Me procuraron la gaita
  No la quise vender
  La gaita no la vendo
  porque es de mi mujer
  La gaita no la vendo
  y no la vendo, no,
  Que es la mejor alhaja
  Que tenemos los dos
  Una vieja soñando
  dijo en voz alta
  no hay mejor instrumento
  que el de la gaita
   
Realización y Actualización: Ángel Manzano Mesón
Última actualización 30 de Septiembre del 2006
Copyright 2000