El espíritu de superación de una novia feliz

 

andando hasta el altar

 

Isidoro y Almudena se dieron el "si, quiero" en la Catedral de Salamanca. Ante la atenta mirada de propios y extraños, la novia dejó la silla de ruedas para ir a pie junto a su padre.

Almudena Merino García, una joven alegre, jovial y luchadora vio cumplido ayer uno de los sueños de su vida al contrae matrimonio en el altar mayor de la Catedral Nueva con su novio Isidoro.

Hasta aquí, todo parece indicar que se trata de una boda normal, pero realmente no es así. Almudena Merino, enferma de neuropatía periférica -que le afecta sobre todo a las extremidades superiores e inferiores, así como a tendones- se ha sometido hasta el momento a 12 operaciones en siete años y necesita de una silla de ruedas para moverse. Isidoro, su compañero sentimental desde la primera operación en la que Almudena entró al quirófano, la esperaba ayer en el altar.

Eran poco más de las doce del mediodía cuando el vehículo que transportaba a Almudena y su padre, Agustín padrino del enlace, se paraba ante la puerta de la Adoración de los Reyes de la Catedral. De inmediato, Almudena descendía del vehículo para sentarse en su silla de ruedas, haciendo así la entrada en la Catedral, no sin que antes pudiera escuchar gritos de ¡Guapa, guapa! y ¡Viva la novia!.

Recorrió en la silla la nave derecha de la Catedral, pero al llegar a la zona del crucero se produjo el momento esperado, Almudena abandonó su silla de ruedas y con el apoyo de su padre recorrió la distancia que va desde el coro de la Catedral Nueva hasta el altar.

Eran muchas las personas que esperaban el momento, no sólo familiares y amigos sino también conocidos de la pareja. Al llegar a la reja antes de entrar en el propio altar mayor, se produjeron aplausos, viva a los novios, gritos de ¡guapa, guapa! y afloraron las lágrimas en muchos de los rostros de los invitados al enlace.

Isidoro esperaba a su amada, un beso con cariño y amor fue el regalo de encuentro entre la pareja.

Almudena cumplió su doble sueño en este día, primero contrae matrimonio con la persona que más le ha ayudado en estos últimos años, Isidoro y segundo, llegar hasta el altar por su propio pie andando. ¡Mucha suerte pareja!

La emoción, las lágrimas, vivas a los novios y aplausos, fueron la nota destacada hasta que la novia llegó al altar andando.

Pincha sobre la imagen para verla a tamaño mayor
Los detalles
Muchas cámaras acudieron al evento.

Cámaras de fotografía y vídeo se acercaron hasta las puertas de la Catedral Nueva de Salamanca para inmortalizar este momento. Los diversos medios de comunicación de Salamanca, regionales y nacionales se hicieron eco de la noticia y cubrieron la misma.

La novia no perdió la sonrisa en ningún momento.

Almudena volvió a demostrar un vez más su carácter afable, alegre y de persona luchadora. Desde que bajo del automóvil y durante la ceremonia eclesiástica no perdió nunca la sonrisa.

"Ha sido el día más maravilloso de nuestras vidas".

Con esta frase resumían los novios Almudena e Isidoro el día de ayer. Incluso Almudena llegaba a apostillar "tengo un marido maravilloso que siempre ha estado a mi lado, en lo bueno y en lo malo".

La novia estaba tan concentrada en no caerse que no escuchó los aplausos y los vivas.

Almudena durante el almuerzo nupcial que tuvo lugar en el hotel Partner Montalvo dijo que no haberse enterado de los aplausos y vivas hacia ella. "Estaba tan concentrada en no caerme que la verdad no he escuchado nada al entrar del brazo de mi padre".

Espero que esta apartado sea un pequeño homenaje a esta Santeña de adopción, que nos ha dado toda una lección de fuerza de voluntad y felicitar a sus padres por tener una hija así. Ella no nació en Los Santos pero si su padre, aunque ha pasado muchas temporadas en el pueblo, como se ve en esta foto participando en las fiestas de San Bartolomé 2003 con sus amigas y su peña.

   

Estas fotos han sido cedidas para insertar en esta web, por Almudena Merino García, a la que le agradezco su colaboración.

Realización y Actualización: Ángel Manzano Mesón
Última actualización 16 de Septiembre del 2006
Copyright 2000